¿Cómo está tu niño interior?

El niño interior o Alma (Jung) es un gran archivo de todas nuestras vivencias que guardamos  desde las primeras semanas de gestación. Se dice que el lugar físico donde habita es a nivel del plexo cardíaco en la profundidad de nuestro corazón. A ese nivel están insertos los brazos en un plano horizontal y oh casualidad! Utilizamos los brazos para abrazar o herir al otro. Todo niño llega al mundo con un paquete de creencias evolutivas, culturales, familiares que lo limitan pero peso a ello… todos fuimos niños abiertos, receptivos, curiosos, entusiastas, apasionados, espontáneos.  hands-1176673_1920

Un niño  juega y aprende, fluye con sus emociones, no juzga ni se juzga, no hiere….

La crianza y la educación pronto comenzarán  a impactar en el pequeño, y éste aprenderá a construir sus primeras corazas, es decir, generar mecanismos que le permitan adaptarse y sobrevivir. De esa manera la herida queda sepultada en la psiquis del niño.

Esas heridas quedan latentes allí y el adulto edifica su vida como puede. La estabilidad emocional es un gran indicio de cómo está nuestro niño interior, es un factor muy importante para poder adaptarnos a los cambios. Muchas enfermedades tienen sus raíces en esta etapa. Por todo esto que les comento les sugiero contactar a su niño interno, consolarlo y sanarlo.

Tips para recuperar tu niño interior:

-Cómprate un helado o tu golosina preferida y disfrútala como si fueras un niño, siéntete un niño feliz mientras lo haces. kid-974180_1920
-Identifica a tu personaje favorito en la infancia, tu Héroe y piensa en los valores que le aportó ese personaje a tu vida. Imagina que te transformas en ese personaje…qué harías siendo él? man-1082887_1280

-Tírate descalzo en el piso y sueña como niño….deja que los pensamientos fluyan. Qué fantasía tienes en ese estado? Es realizable? Hazla realidad!!!!

-Cómprate un juguete o rescata si tienes guardado alguno de tu niñez y tenlo a mano para sentirte niño cuando lo necesites. Juega unos instantes con él cada tanto.

-Si hay niños en tu familia conversa y juega con ellos…tírate de “panza”al suelo y comparte su juego, ríete con ellos.dad-909510_1280

-Mírate al espejo cada mañana y mirándote a los ojos pregúntate: qué necesitas? Escucha de tu interior la respuesta.

-Busca ayuda si crees que no puedes solo, un facilitador o coach pueden ayudarte a salir de ese estado de dolor.

-Quédate todo un día en pijamas en tu casa, cómodo como un niño.

Estos tips apuntan a que puedas consolar a tu niño interno sobretodo cuando los recuerdos de la infancia te generan angustia o sensaciones que no deseas. Ello significa que tu niñito está herido y como tal hoy adulto experimentas emociones que no puedes explicar ni entender. Dichas emociones o sentimientos tienen sus raíces en los primeros años de vida o en la gestación misma pues nuestro cerebro desde entonces graba las emociones maternas. Reflexiona: cómo fue mi infancia? Recuerdo cosas amorosas que me hacen sonreir? Los tips que te describí arriba son excelentes para acobijar a tu niño si consideras que lo necesitas. Tú eres el experto en tu vida, te conoces como nadie. Conecta con tus necesidades. Deja de ignorarlas.

¿Es lo mismo sufrir que sentir dolor emocional?

Dolor emocional versus sufrimiento

 

El dolor es eso: dolor. Que  duela que te hayan hecho daño, que te hayan traicionado, que no hayan correspondido a tus sentimientos, que te hayan faltado el respeto, que un ser querido haya partido de este plano físico y toda otra circunstancia en la vida que provoque en ti dolor es totalmente comprensible y aceptable. Pero si pasa el tiempo y ese dolor se transforma en sufrimiento porque te quedas anclado a un estado de negativismo, con sentimientos de resentimiento y rencor, sin aceptar lo ocurrido,  ya es tiempo de rever porqué  te quedas allí, qué te detiene para seguir adelante. woman-1006102_1920

Las pérdidas requieren de un proceso de duelo, tanto las que son consecuencia  de fallecimientos como otras también muy importantes: separaciones, distanciamientos, despidos, mudanzas. Ese proceso consta de etapas que más o menos se transitan en un año. Al principio hay enojo, mucha bronca, ira. En ella es fundamental no reprimir ni resistirse a estos sentimientos. Tomar contacto con la naturaleza ayuda mucho a descargar esas emociones, así como llorar y gritar. Es decir hay que dejar fluir hacia el exterior lo que sentimos dentro. En este período puede que también estemos negando lo ocurrido, no logrando aceptar los hechos. Claro que la negación es poco útil pues podemos quedar bloqueados durante tiempo innecesariamente.shout-460397_1920

Luego llegará la aceptación o resignación, de a poco se irá entendiendo que hay que seguir adelante, las ganas de retomar actividades irán apareciendo. Es importante ser pacientes con nosotros mismos, aceptarnos y respetarnos. Tener cerca a seres queridos es de gran ayuda pues el amor y el cariño son muy contenedores. A veces con que sólo nos escuchen es suficiente, pero cuidado con  tener cerca personas pesimistas.holiday-123849_1280

En el camino puede que haya retrocesos, desequilibrios, vaivenes emocionales que dependerán de la personalidad de cada uno. Y aquí las creencias tienen mucho peso: si creemos que vinimos al mundo a sufrir es muy seguro que se nos dificulte mucho más salir del primer período descrito. Y allí comienza el sufrimiento. Es frecuente que la persona se victimice y quede anclada en ese estado. Ello puede traerle consecuencias físicas además de anímicas, hay que salir de ese estado lo antes posible para que dichas consecuencias no se manifiesten. Urge conectar con sentimientos de aceptación y perdón para salir adelante.

El coaching es una alternativa que le permite a la persona tomar consciencia de que puede ser feliz nuevamente.happiness-824419_1920

Algunas personas aprendieron desde niños que vivir implica sufrir y quieren cambiar pero no saben cómo. Sufrir es algo así como agregarle pensamientos al dolor  casi siempre conduce a victimizarse y dramatizar situaciones que se pueden superar (Ejm: Pobre de mí que me traicionaron hace 10 años). Así se confunde dolor con sufrimiento. El film “Alguien tiene que ceder” muestra a sus personajes cómo enfrentan el dolor: ella llora durante un tiempo y sana ese dolor mientras que él se queda atorado en sentimientos negativos que lo enferman. Te invito a ver esa película protagonizada por Diane Keaton y Jack Nicholson, para entender de qué hablo.

La Programación Neurolingüística nos proporciona técnicas que permiten liberarnos de esas creencias limitantes llamadas introyecciones. Esa creencias fueron grabadas en la niñez y con un “proceso” en manos de un facilitador pueden reverse y cambiarse! Puedo ayudarte!!!

 

La calidad de vida de la mano de nuestros hábitos

¿Somos conscientes de nuestros hábitos?

Pues de la mayoría no tenemos consciencia, actuamos en automático. Un hábito se genera en la repetición, esa repetición se inicia en un pensamiento único que repetimos y repetimos miles de veces, inclusive en un día. Así vamos generando esos pensamientos y palabras que terminan generando un hábito que nos dominará, se manifestará sin que nos demos cuenta. Así terminamos víctimas en la maraña de nuestros hábitos.

Voy a narrar una corta historia para que comprendas de qué hablo: Juan era una persona que quería hacerse rico. Le llegó la información de que si encontraba una piedra “caliente” en una playa lejana , cualidad que la diferenciaba de las demás, podría transformar ciertos materiales en oro y hacerse rico. El hombre se mudó al sitio y emprendió la ardua tarea de recolectar piedras y sentir su temperatura. Al término de un año no lograba hallarla pero no se daba por vencido. Estaba tan acostumbrado en tomar cada piedra y arrojarla al mar, que el día que halló la piedra anhelada la arrojó sin darse cuenta, pues la rutina y el hábito habían prácticamente anulado su sensibilidad. Y así continúo su búsqueda por años…

Tomar conscienciabench-889222_1920

Si estamos descontentos con los resultados obtenidos en la vida es primordial estudiar nuestros hábitos. Por ejemplo:  si nos desvalorizamos con  pensamientos como “soy poca cosa”, “no sirvo para nada”, “los demás son más importantes”, es muy difícil que nos sintamos valorados por los seres que nos rodean.  Por si te queda alguna duda de esto, haz incapié en tu respiración. Fíjate que no estás todo el tiempo inhalando y exhalando con consciencia de ello, es una acción automática de tu cuerpo, pero si deseas respirar de una manera controlada puedes por un momento tomar consciencia de ella hasta que otra cosa te distraiga. En la meditación, al centrar nuestra mente en la respiración logramos un estado de bienestar inigualable, gracias a esa toma de consciencia del simple acto de respirar.

¿Cómo se cambia un hábito?

En primer lugar toma consciencia, date cuenta de tus hábitos, qué piensas y haces a diario en automático. Con voluntad y práctica se pueden generar nuevos pensamientos que generaran hábitos positivos. Así estaremos tomando control de nuestras vidas de a poco, paso a paso. Se puede y de la mano de un coach o facilitador mejor aún!!!   sunset-1177315_1920