Cerebro y memoria en el adulto

Estudiar neurociencias me ha permitido derribar mitos que la mayoría de nosotros sostenemos como verdades.

Te aporto conocimientos “comprobados” para que tomes consciencia de cómo te tratas y cambies lo que sea necesario para que tu cerebro funcione a pleno, así tu calidad de vida puede mejorar y tener una vejez digna.

¿CÓMO MEJORAR LA MEMORIA?
 
Dicen que no se puede enseñar trucos nuevos a un perro viejo, pero cuando se trata del cerebro, los científicos han descubierto que este viejo adagio simplemente es falso.
El cerebro humano tiene una asombrosa capacidad para adaptarse y cambiar, aun en la vejez.
Capacidad que se conoce como neuroplasticidad.
Una memoria fuerte depende de la salud y la vitalidad del cerebro. 
Con el estímulo adecuado, el cerebro puede:
 
1/ Formar nuevas redes neuronales, nuevas sinapsis. 
 
2/ Alterar las conexiones existentes. Así como adaptarse y reaccionar de distintas formas (osea CAMBIAR). La increíble habilidad del cerebro para remodelarse a sí mismo es válida cuando se trata del aprendizaje y de la memoria.
 
3/ Aumentar la capacidad intelectual: puedes aprovechar la energía natural de la neuroplasticidad para aumentar tus habilidades cognitivas, mejorar tu capacidad para aprender y manejar nueva información y por supuesto fortalecer la memoria.
 
ACCIONES CONCRETAS PARA CUIDAR EL CEREBRO Y SUS FUNCIONES:
 
1/ Alimentarse bien y suplementar con productos naturales.
Al igual que un atleta basa en el sueño y en una dieta nutritiva la capacidad para realizar su mayor esfuerzo, tu capacidad de recordar aumenta en la misma medida que nutres tu cerebro con una dieta de calidad y otros hábitos saludables. Una dieta variada y balanceada permite que tu cerebro genere los neurotransmisores necesarios para funcionar óptima y eficazmente, la memoria es una de sus funciones. 
 
2/ Hacer ejercicios físicos
Al mismo tiempo que ejercitas el cuerpo, estas ejercitando el cerebro.
La forma como tratas a tu cuerpo puede influir en mejorar tanto en tu capacidad de procesamiento como en recordar información.
Los ejercicios físicos aumentan la cantidad de oxígeno que llega al cerebro y reduce el riesgo de trastornos que conducen a la pérdida de memoria, como la diabetes y enfermedades cardiovasculares.
También puede potenciar los efectos de sustancias químicas cerebrales útiles (endorfinas por ejemplo) y proteger las células cerebrales.
 
3/ Dormir. 
La almohada mejora tu memoria porque cuando te privas de sueño, es difícil que el cerebro funcione a plena capacidad.
Tanto tu creatividad como las habilidades para resolver problemas y de pensamiento crítico se ponen en peligro cuando no se duerme adecuadamente.
Si estudias, trabajas o tratas de hacer malabares con muchas exigencias de la vida, privarte del sueño es una receta para el desastre.
El sueño es fundamental para el aprendizaje y la memoria.
Las investigaciones muestran que es necesario dormir para consolidar la memoria, proceso que ocurren durante las etapas de sueño más profundas (REM).
4/ Hacerte tiempo para diversión y amigos.
Innumerables estudios han demostrado que una vida llena de relaciones con los amigos y el factor diversión representa la mejor opción con miras a los numerosos beneficios cognitivos.
No estamos destinados a sobrevivir y mucho menos a prosperar, en aislamiento.
Las relaciones estimulan nuestro cerebro, de hecho, interactuar con otras personas puede ser el mejor tipo de ejercicio cerebral.
Las investigaciones muestran que el tener relaciones significativas y un fuerte sistema de apoyo son vitales no sólo para la salud emocional, sino también para la salud del cerebro, ya que permiten aumentar la capacidad intelectual. Las personas con vida social activa tienen una tasa más lenta de pérdida de memoria. 
Espero que esta nota te sea de utilidad para mejorar tu existencia en este plano físico.
Bendiciones.

Deja un comentario