Creer y Hacer para Lograr lo que deseamos.

Voy a hacer concreta: nos gusta soñar pero nos cuesta hacer. Pasa que nos ponemos excusas diversas: es que me crié así, no tengo los conocimientos necesarios, me falta esto o aquello, no tengo suerte…te suena? O le echamos la culpa al gobierno, la economía, el barrio o a quien nos mire mal. En fin, nos excusamos para no hacer lo que hay que hacer.

Muchas veces el trasfondo es que no sabemos bien “qué queremos” por lo cual nuestra motivación cae abruptamente. Y por otro lado “no creemos que podemos” lograr ciertos objetivos, es decir que dudamos de nuestra capacidad.

Empecemos por el principio: creo en mí? Me siento capaz de ir tras mi sueño o anhelo? me doy cuenta que soy mi propio obstáculo?

Parate frente al espejo y observate:  cómo te ves? qué te dice tu vocecita interior? te juzga? te pondera? 

Hay personas que no pueden hacer ese ejercicio frente al espejo porque no se aceptan, porque se rechazan, se sienten desvalorizados, no se gustan. En cambio quienes tienen seguridad en sí mismos y una sana autoestima lo hacen tranquilamente y hasta tienen diálogos como: qué lindo soy! cada día me veo mejor! vamos por más!…

Simplemente se trata de darnos cuenta cómo está nuestra autoimagen para entender por qué no podemos avanzar en la concreción de lo que deseamos. Y lo mismo ocurre cuando sentimos que no podemos relacionarnos como nos gustaría, algo pasa internamente a nivel mental.

Si creemos que podemos, si tenemos una buena autoestima y autoconfianza es difícil que las dificultades nos derroten fácilmente. Nuestra actitud podrá bajar un poco pero pronto nos recuperaremos para seguir adelante tras la conquista de nuestros objetivos.

También puede ocurrir que no seamos constantes, que la disciplina sea una debilidad. Sostener acciones en el tiempo nos hace disciplinados y aquí la fuerza de voluntad es la que rige nuestra vida.

La mente suele jugarnos malas pasadas si no sabemos educarla, dirigirla, porque tiende a hacer lo que aprendió, lo de siempre, a repetir los patrones adquiridos, usando siempre los mismos circuitos neuronales. Esto tiene que ver con nuestro funcionamiento cerebral, el cual siempre tiende a ser lo más económico posible. Pensar o aprender algo nuevo al cerebro le demanda más energía, lo cual ya es un escollo a enfrentar en nuestro interior. Esto explica por qué la educación desde pequeños es tan importante, todo lo que aprendemos desde niños será lo que prevalezca en nuestra adultez facilitando u obstaculizando nuestro éxito en la vida.

Esto que comento es un poco el fundamento de porqué nos cuesta tanto cambiar y generar nuevos hábitos. Pero con decisión  y determinación se puede lograr. Será necesario autoevaluarnos en todos los aspectos que mencioné para que la motivación sea más fuerte que la experiencia vivida previamente. Indudablemente el autoconocimiento y la honestidad con nosotros mismos son factores cruciales.

Vivir una nueva “vida” liberándonos de patrones del pasado se puede convertir en una apasionante aventura. Sólo debemos estar claros en lo que queremos y ponernos en acción.

Un ejercicio que te invito a hacer es el siguiente: tomate unos minutos de tranquilidad al aire libre preferentemente, observá el entorno, todo lo que hay en él, los colores, las formas, unos minutos sólo de observación;  luego cerrá los ojos y concentrate en los sonidos del lugar, lejanos y cercanos, agudiza tu percepción auditiva; continua con tu respiración, concentrate en sentir cómo el aire entra por tu nariz, llevalo hasta el abdomen y luego exhalá lentamente relajando tu cuerpo, inhala y exhala varias veces lo más pausado posible; ahora sentí tu corporalidad, los latidos de tu corazón, tu cuero cabelludo, tu piel, la temperatura del entorno, los olores… Disfruta de este momento de No Mente. Con este ejercicio activas los sentidos, te predisponés a vivir algo diferente.

Es muy probable que cuando vuelvas a tus actividades te sientas un poco raro/a lo cual significa que lo hiciste muy bien!. Haz el hábito de tomarte todos los días un rato para conectarte con tus sentidos, ello disminuye el stress y vas a sentirte más motivado para Hacer lo que hay que hacer.

Sólo será cuestión ahora de ir monitoreando los resultados de nuestras acciones para corregir y ajustar. Si la frustración aparece habrá que revisar nuestras creencias para planificar nuevas estrategias. Todo esto aplica a cualquier objetivo que nos pongamos: bajar de peso, cuidar nuestra salud, cursar una carrera, formar una pareja…lo que tú quieras. Recuerda que debes tener bien claro qué quieres y así el Universo no podrá resistirse a dártelo si persistes.

Mi propuesta de coaching transformacional usando técnicas de PNL, EFT, Mindfulness, Huna, etc. está orientada a ayudarte a lograr esos cambios que querés y no lográs producto de tu historia, de lo que repetís y repetís sin encontrar una salida. A veces no podemos solos, debemos pedir ayuda, lo cual también es un aprendizaje que se puede convertir en el inicio de un cambio que ni imaginábamos.

Bendiciones y feliz vida!

 

 

Deja un comentario