Inicio / Motivación /

Emociones atrapadas

Emociones atrapadas

by admin
Los comentarios están desactivados para esta entrada.

Corazón y Cerebro, dos grandes socios.

Las emociones nos diferencian de nuestros hermanos del reino animal, como así también caminar erguidos sobre dos extremidades y poseer capacidad cognitiva.

Se sabe que el cerebro que regula las emociones es el sistema límbico. Este en conjunto con el cerebro visceral o reptiliano y la neocorteza logran mantenernos con vida pese al bombardeo permanente de estímulos que nuestro cuerpo recibe. Mediante un mecanismo de interrelación perfecto de las tres partes mencionadas  mantenemos la homeostasis interna del cuerpo físico y nos relacionamos, procreamos y perpetuamos.

El cerebro límbico está compuesto por un conjunto de estructuras:

  • El tálamo (placer-dolor)
  • La amígdala (nutrición, protección, hostilidad)
  • El hipotálamo (cuidado de los otros, característica de los mamíferos)
  • Los bulbos olfatorios (vinculado con atracción y sentimientos de pertenencia)
  • La región septal (sexualidad)
  • El hipocampo (memoria de largo plazo)

Es todo un sistema dedicado a las respuestas emocionales, el aprendizaje, la memoria.  Este sistema límbico está asociado con la capacidad de sentir y desear, de PONER EL PASADO EN EL PRESENTE a través de los recuerdos y de revivir sentimientos y emociones del pasado. Toda percepción del medio exterior es procesada por el sistema límbico, dándole una carga emocional o emociones atrapadas que no logra procesar.  Esto explica que las situaciones del pasado con fuertes cargas emocionales sean fácilmente recordadas constituyendo traumas o fobias. También constituye el área capaz de dejarnos afectar por algo o por alguien, obteniéndose como respuesta los sentimientos: necesidad de dar o recibir afecto, recibir atención, consideración, ser escuchado, compasión, ternura, empatía.

Evolutivamente hablando, esa estrechez o acercamiento sentimental, tan propio de los mamíferos, se realiza en pro de la perpetuación de la especie dado que los mamíferos requieren de un mayor cuidado tras su nacimiento por parte de sus progenitores. En pocas palabras, un bebé tiene mayores probabilidades de sobrevivir con el cuidado de su madre, y aún mayores probabilidades si entre progenitores (padre y madre) hay ese vínculo o acercamiento, duplicándose sus probabilidades de supervivencia ya que los mamíferos (y en especial los humanos) requieren de un tiempo de desarrollo y cuidado de sus padres hasta poder valerse por ellos mismos.

El neocórtex se desarrollará de acuerdo al desarrollo social del individuo, es por ello que los recién nacidos requieren del estímulo vincular con sus progenitores, experimentar con sus sentidos para el lenguaje y más tarde la lectoescritura. Todo contribuirá al proceso racional de entendimiento y de análisis luego de pasar por : el aprendizaje, el razonamiento, la memoria, el  lenguaje y la aritmética, la resolución de problemas, análisis y síntesis, la utilización del razonamiento lógico y del pensamiento crítico y creativo. Un intrincado proceso que nos permitirá SABER, tener conocimientos y capacidad para aplicarlos.

Lo curioso es que a la hora de decidir el neocórtex no domina la situación,  los cerebros visceral y reptiliano son los que responden espontáneamente, sin dar lugar al razonamiento. Esto a menos que la persona haya trabajado sus memorias logrando un alto grado de consciencia.

Estudios recientes determinan que nuestro corazón también “piensa” por llamarlo de alguna manera. Y es que este maravilloso órgano posee un campo electromagnético que “conecta primero”, antes que la mente con el TODO.

Si en este momento escuchas latir a tu corazón orgánicamente sentirás su movimiento de sístole y diástole en términos fisiológicos. Pero lo más importante radica en que su campo electromagnético es muchísimo más grande que el del cerebro,  se demostró que conecta con otros corazones a tres metros de distancia.banner-997373_1920-1

 Lograr un estado Flow (Mihály Csíkszentmihályi)  es fluir con el corazón en un estado emocional positivo completamente sanador. Puedes  imaginar al corazón como una maravillosa rosa roja púrpura  y puedes sentir cómo un bello pimpollo se abre mágicamente en tu pecho,  su perfume exquisito invade tu cuerpo, cada célula, cada rincón de tu ser. Luego emana al exterior para impregnar todo tu entorno con este aroma, nada se resiste a esta magia. Pues sí! Nada, porque conecta con el TODO.  Así nos sentiremos “parte de” todo lo que nos rodea y en nuestro interior simplemente sentiremos esa vocecita que nos dice por aquí sí o por aquí no, he aquí la gran protagonista: la intuición. Así operan las emociones más benéficas que poseemos: el amor y la gratitud.

¿Dónde quedó la mente aquí podrías preguntarme? Pues cerebro y corazón son socios que se respetan mucho. Pero el corazón actúa primero, le gana al cerebro. Si te has enamorado entenderás perfectamente de qué estoy hablando. Ahora bien, es importante que haya coherencia entre ambos para que podamos funcionar con plenitud del SER.

¿Qué ocurre a nivel fisiológico? El corazón funciona más que como bomba como glándula que procesa TODA  la información de nuestro cuerpo. conscioushumanenergy22_02

Se ha descubierto que el 65% del corazón está formado por neuronas y secreta más hormonas que el sistema límbico del cerebro: dopamina (hormona de la alegría), péptido auriculonatriurético (regula la tensión arterial a través de la función renal), oxitocina (hormona del amor), prolactina (para amamantar y defender el hijo). Además el corazón posee receptores para todas las hormonas que existen en el organismo, lo cual lo convierte en el Director del Ser. Todos los humanos nos regimos por patrones que responden a seis emociones: miedo, tristeza, ira, gratitud, alegría y cariño. Estas emociones se entrelazan para generar nuestros estados emocionales que nuestro corazón regula.

La mente es lo que tú crees que es el mundo y lo que ocurre en él. Y todos percibimos diferente, cada uno de nosotros tiene un “mapa mental” de las experiencias de vida. Y en ese mapa están las emociones muy comprometidas.

Nacemos con un equipaje transgeneracional, cultural y genético que nos otorga una sabiduría interior que podemos desarrollar. Pero ese desarrollo estará supeditado a cómo vivas tus primeros años con tus vínculos. Las emociones básicas o cimientos de la vida son las primeras interpretaciones que hacemos cuando iniciamos nuestra experiencia vital en este plano 3D. Sanar esas percepciones para conectar con el amor y la gratitud te abrirá el camino hacia la coherencia entre tu cerebro y tu corazón. Sana tu mente, y la magia ocurrirá. 

conscioushumanenergy22_01

Compartir este artículo

Comentarios están desactivados.