Inicio / Autoestima /

Los hijos….esas “esponjitas”.

Los hijos….esas “esponjitas”.

by admin
Los comentarios están desactivados para esta entrada.

Entendamos a los niños

Los niños son seres brillantes, entusiastas, curiosos, vitales. No conocen ese arte que los adultos hemos cultivado perfectamente: el juicio a los demás. Ellos ven el mundo como una maravillosa oportunidad de descubrimiento. Se sorprenden con cada pequeñez, con un insecto diminuto, con la lluvia, con cosas “insignificantes” a los ojos del adulto. A medida que crece, la educación y la socialización lamentablemente van apagando esas magníficas virtudes de la infancia. Aparecen el “debo” y “tengo que” que comienzan a ser prioritarios para cumplir con las demandas del entorno.

Me moviliza  hacer esta nota la gran cantidad de niños enfermos que hoy tenemos. Considero que uno de los motivos radica en que no logran ajustarse a una sociedad que fue perdiendo con el tiempo valores tan imprescindibles como la amor y el respeto. Los niños muchas veces sufren esas carencias en sus cortas vidas. Cargan con los miedos y preocupaciones de sus progenitores que todo el día trabajan para “darles lo mejor”. Pero saben qué es lo mejor para nuestros hijos? Nuestra presencia amorosa, que los haga sentir seguros, amados, protegidos, capaces. Transferimos a nuestros hijos nuestras inseguridades y frustraciones sin darnos cuenta y así vamos apagando en ellos esa gran luz que traen en sus almitas.

Reflexionemos si uno de nuestros hijos tiene dificultades. Cómo hemos sido con él? Lo hemos tratado con respeto o hemos pisoteado cruelmente su autoestima cuando sólo nos reclamaba cariño y atención?

Es necesario que comprendas que no se trata de sentirnos culpables, pero sí de ser responsables de nuestros actos. Es muy comprensible que tengas dificultades para criar a tu hijo si tú mismo sufriste de niño. Repetimos lo que conocemos, lo que hemos vivido. Coincidiras conmigo en que quieres “otra cosa” para tu hijo, algo mucho mejor de lo que tuviste (la mayoría de los padres pensamos así) pero te descubres haciendo lo mismo que tus padres hacían contigo o te sientes “superado” ante la gran tarea de tener un hijo.baby-957194_1920

Ser padres es una tarea ardua en la que nos embarcamos, nos lanzamos, muchas veces con pocas herramientas para sortear los obstáculos que a diario se presentan. Cuando son bebés estamos disponibles para él, para alimentarlo y satisfacer todas sus necesidades inclusive ni dormimos. Pero crecen y ya no estamos tan disponibles, no nos damos cuenta de esto hasta que aparecen los problemas: el niño se porta mal, se hace pipi en las noches, duerme mal, se pelea con sus compañeros, no quiere comer, etc. Muchas de estas problemáticas son muy simples de solucionar con presencia y amor, sin regaños ni gritos. En estos casos los que deben rever la situación son los papás, qué está pasando con ellos. Los niños absorben todo lo que ven, escuchan y perciben en su entorno. Si por ejemplo la mamá está preocupada o triste por alguna cuestión su hijo lo siente y no sabe qué hacer con ello, entonces lo manifestará con algún comportamiento como los que mencioné para llamar la atención.

baby-539970_1280

Te invito a que si estás pasando por alguna circunstancia del tipo mencionado busques ayuda. Se puede solucionar a veces con pequeños cambios o ajustes en lo cotidiano. El coaching para padres es un hermoso camino donde el profesional guía a los papás para encontrar las soluciones juntos. Es una tarea que me encanta. Ser madre de cinco hijos me ha dado mucha experiencia que complementé con mis estudios.

El mundo necesita niños felices.

Namaste.

 

Compartir este artículo

Comentarios están desactivados.