Mi economía y mi niñez…..

¿Mi infancia y mi economía están vinculadas?

Pues SI te respondo. En tu niñez todo lo que viste y escuchaste vinculado a lo económico está en tu mentalidad de Hoy adulto. Así funcionamos. Puede que hoy no encuentras explicación a tu estado financiero porque quizás creas que ello depende de la “suerte” que cada uno de nosotros tiene en esta vida. Siento decirte que no es así y el mundo que te rodea lo demuestra fehacientemente con cifras sorprendentes: el dinero mayoritario está en manos del 5 % de la población. Me parece que lo más conveniente es echarle una mirada a ese 5 % para entender cómo hace y cómo hizo para estar allí en vez de lamentarnos por nuestra mala suerte.

Mentalidad de éxito y prosperidad

La familia es un microcosmos donde aprendemos a ser autónomos, hábiles para comunicarnos, independientes o todo lo contrario, por mencionar sólo algunos de los aspectos de la crianza. En el seno familiar aprendemos a vivir y muchas veces la forma se convierte en un obstáculo a la hora de ir tras nuestros sueños y deseos. Se genera una especie de compromiso o acuerdo implícito en cuanto al dinero y sus consecuencias. Conozco personas que están años trabajando su interior para librarse de las creencias impuestas en sus primeros años de existencia.

Les describo un ejemplo: si a un pequeño se le habla de que las personas ricas son personas malas o mezquinas cuando llegue a la adultez notará que le cuesta prosperar en sus finanzas o  si logra cierto éxito es muy factible que se sienta culpable inexplicablemente.silhouette-1304143_1920

Considero que para ser feliz tener dinero sólo es una porción de la cuestión. Hace un tiempo que adopté el concepto de ser próspero porque incluye tener salud, amor, familia, amigos y también dinero…eliminando toda idea de escasez en la vida. Poder realmente disfrutar de una calidad de vida que nos permita desarrollarnos en lo que nos apasiona. He aquí un punto muy relevante: determinar qué te apasiona hacer. latin-929819_1920

summit-1209168_1920Y aquí entra en juego el otro concepto: qué es el éxito para ti. Considero que ser exitoso implica ser y hacer lo que nos apasiona. Estudiando y observando a las personas noto que la mayoría se ha desarrollado en actividades que poco tenían que ver con lo que soñaban desde niños. Incluso yo misma durante años hice “lo que debía”, lo que creí que era lo mejor. Pero buscando y buscando me reencontré con mi niña interior. Y al reconectar con ella los sueños de aquella pequeña se recuperaron. Hoy me encuentro aquí reflexionando para ustedes, tratando de explicarles que si en algún momento dejaron de camino sus sueños, los rescaten.Recuperen esos sueños. Se los digo desde el corazón. child-1082069_1920

Namasté

 

 

 

Los hijos….esas “esponjitas”.

Entendamos a los niños

Los niños son seres brillantes, entusiastas, curiosos, vitales. No conocen ese arte que los adultos hemos cultivado perfectamente: el juicio a los demás. Ellos ven el mundo como una maravillosa oportunidad de descubrimiento. Se sorprenden con cada pequeñez, con un insecto diminuto, con la lluvia, con cosas “insignificantes” a los ojos del adulto. A medida que crece, la educación y la socialización lamentablemente van apagando esas magníficas virtudes de la infancia. Aparecen el “debo” y “tengo que” que comienzan a ser prioritarios para cumplir con las demandas del entorno.

Me moviliza  hacer esta nota la gran cantidad de niños enfermos que hoy tenemos. Considero que uno de los motivos radica en que no logran ajustarse a una sociedad que fue perdiendo con el tiempo valores tan imprescindibles como la amor y el respeto. Los niños muchas veces sufren esas carencias en sus cortas vidas. Cargan con los miedos y preocupaciones de sus progenitores que todo el día trabajan para “darles lo mejor”. Pero saben qué es lo mejor para nuestros hijos? Nuestra presencia amorosa, que los haga sentir seguros, amados, protegidos, capaces. Transferimos a nuestros hijos nuestras inseguridades y frustraciones sin darnos cuenta y así vamos apagando en ellos esa gran luz que traen en sus almitas.

Reflexionemos si uno de nuestros hijos tiene dificultades. Cómo hemos sido con él? Lo hemos tratado con respeto o hemos pisoteado cruelmente su autoestima cuando sólo nos reclamaba cariño y atención?

Es necesario que comprendas que no se trata de sentirnos culpables, pero sí de ser responsables de nuestros actos. Es muy comprensible que tengas dificultades para criar a tu hijo si tú mismo sufriste de niño. Repetimos lo que conocemos, lo que hemos vivido. Coincidiras conmigo en que quieres “otra cosa” para tu hijo, algo mucho mejor de lo que tuviste (la mayoría de los padres pensamos así) pero te descubres haciendo lo mismo que tus padres hacían contigo o te sientes “superado” ante la gran tarea de tener un hijo.baby-957194_1920

Ser padres es una tarea ardua en la que nos embarcamos, nos lanzamos, muchas veces con pocas herramientas para sortear los obstáculos que a diario se presentan. Cuando son bebés estamos disponibles para él, para alimentarlo y satisfacer todas sus necesidades inclusive ni dormimos. Pero crecen y ya no estamos tan disponibles, no nos damos cuenta de esto hasta que aparecen los problemas: el niño se porta mal, se hace pipi en las noches, duerme mal, se pelea con sus compañeros, no quiere comer, etc. Muchas de estas problemáticas son muy simples de solucionar con presencia y amor, sin regaños ni gritos. En estos casos los que deben rever la situación son los papás, qué está pasando con ellos. Los niños absorben todo lo que ven, escuchan y perciben en su entorno. Si por ejemplo la mamá está preocupada o triste por alguna cuestión su hijo lo siente y no sabe qué hacer con ello, entonces lo manifestará con algún comportamiento como los que mencioné para llamar la atención.

baby-539970_1280

Te invito a que si estás pasando por alguna circunstancia del tipo mencionado busques ayuda. Se puede solucionar a veces con pequeños cambios o ajustes en lo cotidiano. El coaching para padres es un hermoso camino donde el profesional guía a los papás para encontrar las soluciones juntos. Es una tarea que me encanta. Ser madre de cinco hijos me ha dado mucha experiencia que complementé con mis estudios.

El mundo necesita niños felices.

Namaste.

 

Cuando la persona “anhelada” no llega…

Suponemos y suponemos….

Muchas personas pasan años de su vida en relaciones que no los llenan o convencen porque creen que no merecen a alguien mejor o porque tienen un gran miedo interior de que cuando esa persona llegue las abandone. Estas “suposiciones” limitan mucho el mar de posibilidades que existen en el Universo. pair-707506_1920

Ese tipo de creencias podrían llamarse “limitantes” pues justamente “limitan” las posibilidades de encontrar a ese alguien soñado. En primer lugar es importante determinar exactamente qué quieres. Este es un punto muy importante porque hay que ser concretos en lo que queremos. Este es el punto de inicio para lograr las metas y los sueños.

A veces estas personas han sufrido de niños situaciones que han quedado archivadas a nivel emocional y ya adultos no tienen consciencia de ello. Por ejemplo la mayor parte del día no nos percatamos de que estamos inmersos en una nube de aire y respiramos en ella. No somos conscientes de ello, simplemente lo hacemos permanentemente.

Expresar en palabras lo que queremos es una forma de concientizar qué queremos específicamente. Las palabras ya nos ponen en sintonía, nos conectan con el potencial, con un mar infinito de posibilidades. girl-1081721_1920

Define en tu interior qué características te gustaría que tenga esa “persona” con quien quieres compartir tus días, tu camino. Se positivo y por ejemplo dí que “sea sincera” en vez de decir que “no me mienta”. Si ya estuviste en relaciones que no funcionaron tienes bien claro lo que no quieres…..

Otro punto muy conveniente es que analices cómo te comunicas. ¿Eres una persona que sabe desenvolverse frente a los demás, o detectas en ti dificultades en esta área? ¿Puedes hablar claramente y mirando a los ojos o te invade la inseguridad y no puedes mantener tu mirada? Estas actitudes hablan mucho por ti pues el lenguaje corporal nunca miente y los demás lo perciben, aunque no sean conscientes de ello. Si detectas alguna de estas cuestiones el coaching es una excelente herramienta para que salgas de esa situación imposibilitante.

Algunas frases que solemos decir: no soy capaz de, no se vivir en pareja, no se convivir, soy un fracaso. Este tipo de comentarios son nefastos. Toma consciencia de que tus palabras son muy pero muy importantes, programan tu vida.

Los seres humanos nos ponemos límites muchas veces porque creemos que no podemos y en realidad simplemente no sabemos cómo hacer las cosas diferentes. No tenemos idea de nuestra potencialidad. Recuerda que siempre se pueden tomar diferentes caminos para llegar a un destino, date cuenta de ello. ¿Vas siempre por el mismo camino a tu casa? Comienza cambiandolo. street-1026246_1920

Namaste.