Inicio / Entrevistas /

SOY libre realmente ???

SOY libre realmente ???

by admin

Leyendo y estudiando de todo un poco voy comprendiendo mi historia que comenzó un día cuando un hombre (papá) y una mujer (mamá) copularon (me gusta decir “hicieron el amor” sin embargo para la nota prefiero un enfoque biológico).

Afortunadamente un espermatozoide en la mejor carrera de su vida logró ganar la competencia ante sus pares y penetrar (todavía un enigma de cómo lo logró) al interior de un óvulo. Se unieron y acá estoy!
Se inició un proceso digno de la mayor admiración de cualquier humano: desde una microscópica célula formada por mitad papá y mitad mamá se desarrolló un ser único: YO.

Pareciera que de la nada se crea un ser…lo cual parece mágico y maravilloso.

La fecundación requiere condiciones específicas y multifactoriales para que todo esto que simplifico suceda, y quienes están en la búsqueda de su procreación saben que puede convertirse en un deseo doloroso de concretar.
¿Qué inspiró ese proceso tan delicado y perfecto?

¿Qué fuerza obra para que todo funcione como la maquinaria más perfecta?

¿Qué impulsa tal creación? 

Uno se llena de preguntas…la mayoría respondidas por la metafísica y los dogmas…

 

Es Dios, es la Energía Universal, es el Espíritu Santo?

 

No lo sé. Sólo puedo reconocer que me conmueve, que me llena de gratitud estar aquí  VIVA escribiendo esta nota.

El resto son creencias adquiridas y que no llegan a explicar lo inexplicable…

…qué traen esos ADN de los progenitores?  Mucha información codificada magníficamente. Todo lo experimentado por esos seres que nos antecedieron en la genealogía han dejado huella en ese ADN.
El entorno desde el primer momento será condicionante de esa decodificación de nuestro ADN.

El embrión tomará del contexto energías y nutrientes para multiplicar sus células para ir generando un feto y luego un bebé en un proceso tremendo que llamamos gestación y que podemos comparar con una metamorfosis. Las condiciones bioquímicas del entorno irán moderando y regulando esa decodificación.

El cerebro en plena acción en pocos meses irá generando sinapsis y más sinapsis que en definitiva son los comandos de nuestro funcionamiento físico. Todo se automatiza para que funcione como la mejor de las orquestas en una melodía a mi criterio perfecta….hasta que aparece el trauma (impacto emocional).

Hay muchos estudios relacionados con cómo los sucesos emocionales de la madre inciden en su hijo en la gestación intrauterina. Por eso hablo de condicionamiento. Nuestro desarrollo depende de las condiciones del contexto para que ese ADN creado (papá y mamá) facilite la manifestación genética.

Somos seres emocionales, eso ya no tiene discusión, y emociones equivale a hormonas y neurotransmisores en acción.

En medicina se les pregunta a los pacientes acerca de las enfermedades que padecieron sus familiares porque “existe predisposición” a las mismas. Es sólo una posibilidad, pero se puede escapar de ella teniendo una vida con condiciones diferentes a las que hayan vivido esos familiares. Es decir con esfuerzo y constancia podemos salirnos “del condicionamiento” que nuestro cuerpo conoce desde el minuto cero de nuestra existencia. 

Todo esto que comento ha sido estudiado por miles de científicos y documentado en informes y libros. Bruce Lipton en su obra Biología de la Creencia explica de una manera comprensible para cualquier lector cómo funciona nuestra genética, la manifestación de los genes está supeditada a las condiciones del entorno. Y lo que todos debemos saber que ese entorno también incluye cómo pensamos. Con el proyecto Genoma Humano se logró entender que somos lo que nuestros genes pudieron manifestar según las condiciones contextuales.

Lo que estamos pensando en este mismo momento tiene que ver con todos los circuitos neuronales que se generaron en nuestro cerebro durante nuestro crecimiento. Creemos que somos pensadores pero en realidad son muy pocos los pensamientos nuevos, somos repetidores de los mismos pensamientos y acciones diarias.

Cuando te das cuenta de todo esto la pregunta inevitable es SOY REALMENTE LIBRE?

Si mi desarrollo en todos los sentidos estuvo condicionado a una bioquímica contextual al principio, luego mi cerebro y mis sentidos ante el bombardeo de estímulos fue generando circuitos neuronales y memorias celulares vinculadas a las emociones, si absorbí en mis primeros años toda la información de mi entorno entonces… ¿nunca elegí?¿ Creemos que elegimos? ¿O ya elegimos antes de nuestra concepción qué veníamos a experimentar en esta vida? Esta última pregunta puede tener una respuesta que le da mucho sentido a todo lo que describí: SI!

Vivimos la experiencia que tenemos que vivir o que elegimos vivir me parece hasta hoy. Es lo que mi intuición me va diciendo y dicen que es bastante certera, más que la mente

Los detonantes de tantas preguntas suelen ser:  una enfermedad, un accidente, malas relaciones, problemas económicos recurrentes, etc, etc. Tú sabrás cual es tu piedra en este momento. La mía fue mi salud y las enfermedades familiares.

… un día me sentí enferma o mejor dicho muy infeliz con mi vida sin comprender por qué, ¿Qué me pasa? ¿Qué me frena? ¿Por qué siento esto?

Allí empezó mi búsqueda y hasta este momento sigo buscando respuestas. Mágicamente van saliendo de mi interior…Eso es muy difícil de entender por la mente.

¿Tengo fe? Sí claro que la tengo, sobretodo en mí y en que esas respuestas seguirán llegando…El conocimiento también ayuda.

Mientras tanto voy ayudando a otros a comprender sus vidas y  a salir de esos estados internos emocionales tan incómodos e inexplicables. Diría que todo efecto tiene una causa. Trabajo en coaching en las causas para que los efectos sean diferentes y gratos.

Bendiciones.

Analía

Compartir este artículo

comentario