Inicio / Autoestima /

Yo y mi niño interior

Yo y mi niño interior

by admin

Mi niño interior

Este concepto hace alusión directa a todo lo que hemos vivenciado con nuestros sentidos internos y externos en la experiencia de vida. Pero lo más relevante de todo ello son las experiencias fuertemente ligadas a emociones. Voy a darte un ejemplo para que comprendas claramente de qué hablo.

Pedro era un niño de muy corta edad al que le gustaba jugar mucho con sus amigos y sus progenitores se negaban a ello. Obviamente Pedro se sentía frustrado. No comprendía a esos padres que vaya a saber por qué motivo, no le permitían socializar como a él le gustaba. Qué causó esa situación en ese niño que hasta hoy que ya es un adulto de 25 años? Son variadas las posibilidades pero una de ellas es que en el presente no logra comunicarse bien con los demás, no tiene amigos y no entiende qué le ocurre. Es desconfiado y si bien tiene cierto éxito en lo económico, hay una parte de él trabada emocionalmente. La explicación es sencilla: hay dentro suyo un niño desilusionado y quizás resentido porque no se le permitió “ser y hacer” lo que le gustaba en sus primeros años.

Quizás es la experiencia que debía vivir para aprender, quizás lo que sus padres simplemente querían era protegerlo…quizás…quizás…

No podemos saberlo. Pero sí podemos ayudarlo a tomar consciencia de lo que le ocurre, de los motivos de su malestar interior, de su intranquilidad. Hay en su interior una energía emocional asociada a experiencias no gratas que quedó retenida en el ser y requiere ser liberada.

Con Programación Neurolingüística  logramos en el proceso de coaching reeditar esas vivencias traumáticas para que la persona se libere de esas memorias. Se requiere de un experto muy bien preparado para percibir en su cliente qué lo tiene anclado al pasado.

El coaching es un arte que puede ser cultivado por personas empáticas y solidarias con el bienestar del otro. Si se es buen profesional se transforma en un desafío apasionante encontrar en su coachee (así se lo denomina) la manera de ayudarlo a salir de su prisión mental y emocional.

En mi caso personal he rescatado a mi niña interior, hice profundos allanamientos en las profundidades de mi ser para entender mis dolores tanto físicos como emocionales. Suturé cada herida y continúo abrazando y consolando a esa pequeña incomprendida que fui.

Cuando te transformas en madre comprendes muchas cosas del otro lado. Por lo tanto puedo decir que NO HAY CULPABLES, las cosas ocurren simplemente. Es la Vida. Cada uno hace lo que puede.

Pero a su vez voy a decirte que es uno quien decide si quiere quedarse atorado en la vida o trascender lo vivido. Y cuando uno sana a su niño interior logra dar un salto cuántico. Se libera de esas cuestiones emocionales que quedaron retenidas como “heridas”.

He desarrollado un video de reencuentro con mi niño interior que te comparto para que comiences a conectar con el o la tuyo/a. Te invito a hacer el ejercicio. Namasté.

“El mundo necesita adultos con sus niños internos más felices” 

Analía Herrlein

 

Compartir este artículo

comentario