El arte de vivir con salud

#Vivir con #salud es un arte y nosotros somos los artesanos. Esa posibilidad es real.
Somos complejos y dentro de la complejidad necesitamos entender qué aspectos necesitan ser observados y atendidos para vivir “con salud”. 

¿Qué es salud? Es un estado de completo #bienestar psicofísico.

¿Y es posible lograr ese estado? puedes preguntar. La respuestas es Sí y ahí reside tu función de artista.
Nuestra complejidad radica en que somos portadores de información a través de nuestra genética que se expresará en el cuerpo en función de lo que comamos, sintamos y pensemos en la interacción con el entorno.
El alimento va al cuerpo, los sentimientos impactan también en el cuerpo y los pensamientos lo mismo. Entonces es muy importante darle al cuerpo nutrición de calidad en todos los sentidos mencionados: somos lo que consumimos literalmente.
Quiero comentarte que uno de los conceptos que aprendí es este: donde nos enfocamos va nuestra energía. Si nos enfocamos en estar sanos es muy probable que logremos estar sanos. Para ello se requiere de #conocimientos sobre qué necesita el cuerpo, la mente y el espíritu.
El cuerpo necesita para funcionar sin inconvenientes básicamente:

  • #nutrientes de calidad que son químicamente de diversas composiciones como vitaminas, minerales, aminoácidos, grasas, etc.
  • #sol porque interviene en procesos vitales como la síntesis de vitamina D.
  • #emociones de #bienestar y #alegría.
  • #descanso: 7 a 8 hs de sueño reparador (cada quien sabe cuanto necesita)
  • actividad física, movimiento.
  • consumo de #agua adecuado (unos 200 ml por cada 6 kg de peso)
  • contacto con la #tierra que permite descargar nuestras cargas positivas que nos producen una #acidificación.
  • expresión sexual (energía creadora).Hasta acá el enfoque es físico o material pero es necesario comprender que la mente también incide en el cuerpo en función de la calidad de pensamientos y emociones, estos están fuertemente ligados a la percepción.
    Si percibimos el mundo como un lugar peligroso activamos nuestro modo “supervivencia” que es algo así como estar todo el tiempo estresados (agotados energéticamente). Es diría que casi imposible sentirse saludable en ese estado. El camino es trabajar nuestra percepción y modificar las creencias tomadas del entorno en el que hemos crecido. Es imprescindible salirnos del victimismo y del pensamiento limitante de que no podemos hacer nada frente a lo que el entorno normaliza. Se requiere de dedicación y voluntad pero es posible. La neuroplasticidad de nuestro cerebro nos permite romper los engramas (redes neuronales) que se formaron cuando fuimos niños y generar nuevos más posibilitantes de bienestar psicofísico.

    Lo que llamamos #realidad es siempre subjetiva y relativa debido a las limitaciones de la #percepción y del #pensamiento humano y necesariamente debemos buscar muchos interrogantes en nuestra #sabiduría intuitiva.
    Así como el ADN tiene información para proporcionarle forma a nuestro cuerpo, darle color a los ojos, a la piel, para el funcionamiento de nuestras células y reproducirlas, también tiene información para que nuestro cerebro active el área específica y podamos pensar o emocionarnos. Pero no termina allí, también tiene información para que podamos vivir experiencias espirituales (amor, alegría, entusiasmo, pasión, compasión) cuando trascendemos la mente. Esa es la información a la que no estamos acostumbrados a acceder.
    El ADN es un receptor y transmisor de información, también la almacena, y la información va ligada con la energía. El idioma del universo es vibración energética que porta información inteligente, el ADN al ser una molécula compuesta por átomos, también es energía portando información, por lo tanto, recepta la que viene del universo y transmite la que tiene almacenada y la que surge de nuestros pensamientos y emociones.
    Lo que tiene gran relevancia es lo que sentimos. Y ello proviene de las experiencias vividas fundamentalmente los primeros años de vida. Modificar lo que sentimos es posible transitando un proceso de introspección y autoconocimiento que permita poner luz a nuestras oscuridades hablando en términos más espirituales. La medicina alopática ha intentado curar en forma mecánica o química, medicando o empleando métodos quirúrgicos y así cambiar el cuadro operando sobre la materia (cuerpo). La medicina integradora complementa estas prácticas actuando sobre el plano cuántico con sentimientos de optimismo, confianza y bienestar para optimizar los resultados.
    Se sostiene que la ciencia basada en la evidencia científica es la verdadera, pero lo que ha conseguido este enfoque parcial, es una clara fragmentación del ser humano y de éste con el universo. La ciencia basada exclusivamente en el racionalismo, en la investigación, en la medición, evaluación y comprobación de las cosas es relativa, porque surge de la relatividad de todos los pensamientos. Esta idea indica que lo relevante es pensar, no es sentir y relega a un segundo plano a la consciencia que es donde anida la verdad absoluta. Cuando nos enfermamos, la idea que tienen los médicos y también los pacientes es de curar los síntomas, no de sanar su ser. Curar el cuerpo y sanar el alma es la conducta que nos facilitará crear un modelo médico más completo, por lo tanto, más eficaz.
    La sanación es un proceso bio-psico-espiritual y tiene un sentido integrador. Apunta a la integridad del ser humano en todas sus dimensiones: cuerpo-mente-espíritu.Iras comprendiendo que son muchos aspectos los que debemos atender para crear una vida saludable. Dejé para último un concepto que nos facilita mucho encontrar plenitud en la vida y tiene que ver con tener claro qué #finalidad o #propósito tiene nuestra vida: Para qué estamos acá. Es una cuestión muy personal que cada ser humano debe descubrir. Cuando este eslabón queda claro en la cadena llamada vida nuestra existencia tiene dirección y sentido, un sentimiento de #gratitud genuino emana de nosotros generándonos #bienestar y #tranquilidad, un estado casi imprescindible para estar sanos. Esto nos lleva a reflexionar sobre la actividad laboral o profesional si es la que nos genera satisfacción y nos permite sentir que contribuimos a la sociedad o al mundo con lo que hacemos.

Al navegar en este sitio aceptás las cookies que utilizamos para mejorar tu experiencia.