Ante un nuevo paradigma

La siguiente nota simplemente reflejará mis reflexiones como una simple mujer con algunos años de vida que eligió la ruta del autoconocimiento como tantos otros seres terrenales.
¿Hoy vivimos diferente? Sólo con más confort en general y quizás más libertad de pensamiento que en mi infancia, esto te pido que lo pienses. Yo viví mis primeros años sin tecnología prácticamente, sin teléfono de línea y con TV blanco y negro, tenía unos pocos canales locales, sin celular, sin internet… Jugaba en el barrio con los pocos niños que vivíamos en él, andaba en bici en la calle, leía, escribía mi diario y me aburría  como se aburren hoy niños y jóvenes con toda la tecnología en sus manos, internet, canales de series y películas, oferta de juegos y apps, deportes, danzas, idiomas, recitales,  etc, etc….¿entonces? ¿Qué pasa? ¿Esas cosas no los satisfacen? ¿Por qué?
Entiendo que el ser humano es un ser social, necesita estar con otros, necesita sentirse capaz de…, necesita vivir experiencias porque de ellas “aprende” y evoluciona, necesita desafíos que lo hagan saltar de su cama todos los días, necesita colaborar con los demás, NECESITA CONTRIBUIR EN SU ENTORNO. Y todas estas necesidades vienen incluídas en cada ser que nace. Pero…¿qué ocurre?
El homo sapiens sapiens ha evolucionado viviendo en comunidad, su cerebro se desarrolló siendo el lóbulo prefrontal el que le ha dado capacidades que lo diferencian del resto del mundo animal: procesar información de su entorno, convertirla en conocimiento y aplicar ese conocimiento a su vida, planificar, estudiar, crecer intelectualmente, tener ética y valores.

En muchas personas su economía es deficiente para cubrir sus deseos y anhelos de “tener” más de lo que tienen porque “creen” que poseer más dinero y confort hará su vida diferente…puede ser, pero es efímero en mi opinión ya que no llena ese vacío existencial que hoy observo en muchas personas y que descubrí hace tiempo en mí misma.
¿Será que estamos buscando “afuera” cubrir necesidades que son de “adentro”?

Revisemos qué dice esta terapeuta que durante más de 20 años atendiendo pacientes determinó que existen 7 necesidades primordiales en el ser humano para “la mente”  o intelecto  y son: 

verdad, individualidad, respeto, seguridad, integridad, 

guía y razón de ser.

Estas necesidades podrán ser satisfechas con una educación adecuada desde niños en contextos que promuevan la libertad y la reflexión.

Sigamos…los humanos a su vez somos seres emocionales y también tenemos necesidades al respecto, sobretodo necesitamos poder “expresarnos” y ser escuchados, vistos, tenidos en cuenta, ser capaces…Y acá hemos sido literalmente castradas las generaciones anteriores a las x, y y z que hoy habitamos en la Tierra. Había que quedar en silencio y escuchar y aprender, sentaditos y quietos mientras un adulto derramaba sus contenidos sobre nuestros sentidos bajo el supuesto que “no sabemos nada” de lo que el adulto expone. ¿Había motivación por aprender? Quizás si, porque nuestra atención no estaba bombardeada por tanta oferta tecnológica seductora y la información sólo estaba en libros dosificados por la escuela y la Universidad. En mi caso personal siempre fui buena alumna, aplicada pero…¿para qué? Para ser vista y reconocida por mis padres. Es que cuando los padres ponen sus expectativas en los hijos para “que hagan lo que ellos no pudieron” …los hijos se rebelan o se someten a esos mandatos.
Esa forma de enseñar y aprender hoy se trata de que siga vigente ya sin éxito. Hoy los niños y jóvenes quieren oportunidades de aprendizaje desde la propia experiencia, sólo necesitan guías y posibilidades. Todos traemos conocimientos al nacer en nuestro ADN. Todo está codificado allí, hay que inducir su extracción y seguir evolucionando nomas pero…con un gran detalle: en comunidad.
Si observamos la naturaleza veremos la perfección con la que evoluciona y sin más esfuerzo que el colaborativo. La capacidad de adaptación que tienen los seres vivos es admirable! La vida se adapta, todo se modifica para que la vida siga. Me emociona pensar en esto…

Veamos las necesidades emocionales que nos plantea Lise:

belleza, creatividad, confianza, pertenencia, esperanza, afecto y objetivos. 

Lee cada uno de ellos…Reflexiona.

Cuando una necesidad no está satisfecha nos genera insatisfacción, inseguridad, malestar que sentimos a nivel emocional. Las emociones son las impulsoras del comportamiento humano y el cuerpo su
Entonces se evidencia que hay en nosotros muchas “necesidades” a todo nivel.
Y he obviado las necesidades del cuerpo físico y energético: descanso, alimentación, luz, contacto con la naturaleza, etc.

Ahora bien…qué caminos tenemos como opción para dar respuesta a las necesidades mencionadas que nos permitan sentirnos realizados? Pues creo que uno solo: el de la responsabilidad y compromiso con la propia existencia. El camino del Amor.
Responsabilidad es la obligación que todos tenemos de asumir las consecuencias de nuestras decisiones. Nadie puede meterse dentro nuestro y decidir.
Aprendemos a elegir, tomar decisiones y aceptar sus consecuencias desde niños? Creo que en el paradigma vigente no pero sí en el que se viene.
La educación hoy oscila como péndulo entre dos extremos que son inútiles: autoritarismo y permisividad. Ambas disciplinas generan daños en la autoestima y no contemplan la satisfacción de las necesidades mentales, emocionales y espirituales citadas.
Amor …se lo confunde con tantas cosas y creo que su mejor descripción encuadra en la palabra ACEPTAR. Aceptar nuestra vida, aceptar la experiencia que vinimos a vivir para aprender en ella lo que necesitamos, aceptar a los otros seres que nos acompañan en esta escuela que es la vida…
Todos somos iguales y cada cual tiene diferentes maneras de aprender y crecer. Venimos sin ropas y nos vamos de la misma manera dejando qué?? Qué nos llevamos?? Los seres humanos hoy tenemos la gran oportunidad de cambiar el paradigma que nos dominó estos últimos siglos como comunidad. Sé que lo lograremos, tengo esa certeza.
Bendiciones.
Anal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al navegar en este sitio aceptás las cookies que utilizamos para mejorar tu experiencia.